​"Quiero hacerlo tan sencillo como esto: si tengo hambre voy a la huerta y saco una lechuga para el té; si estoy asustado y enfermo, voy y tomo una dosis de Mimulus." Dr. Edward Bach



 

El Dr. Edward Bach poseía numerosos títulos académicos, fue un especialista en patología, bacteriología y homeopatía. Nació en 1886 en Moseley, en las afueras de Birmingham.



Se libró de luchar en la Primera Guerra Mundial por su falta de salud, pese a lo cual se encargó de muchos trabajos durante la guerra, como ayudar a los heridos. Esta responsabilidad, a parte de sus investigaciones, le llevó a sufrir un colapso por agotamiento en 1917. Los cirujanos que le operaron dijeron que sólo le quedaban tres meses de vida, de modo que volvió a su trabajo en cuanto pudo con el ánimo que le proporcionaba la idea de hacer al menos una última contribución a la medicina antes de morir. Pero con el paso de los meses se iba sintiendo cada vez más fuerte y llegó a la conclusión de que se debía a que su trabajo le hacía feliz y le inspiraba.



 

Para Bach, la creencia de que el estado mental podía tener un efecto directo y muy poderoso sobre la salud física, se confirmó con la experiencia.

FLORES DE BACH

Simpleza y pureza. Para mucha gente la sencillez es un asunto difícil y complicado. Ciertamente la historia de los remedios sugiere que puede pasar mucho tiempo hasta alcanzarla.



El Dr. Bach se recibió como médico en 1912 y al recibir su título dijo: 'me va a tomar 5 años para olvidarme de todo lo aprendido'. De hecho requirió de más tiempo. Fueron 18 años después cuando finalmente dio la espalda a la investigación ortodoxa, rompió los tubos de ensayo de su laboratorio y abandonó Londres.



El descubrimiento de las 38 flores de Bach le tomó otros cinco años. A lo largo del camino el Dr. Bach perfeccionó dos métodos completamente nuevos para preparar medicina de las plantas -los métodos de sol y ebullición, que seguimos utilizando hoy en día. Al mismo tiempo su sensibilidad a la naturaleza y a la gente que venía a buscarle, llegó a tal grado, que él mismo experimentaba los síntomas y las agonías mentales por las que tenían que pasar sus pacientes.

En 1935 durante la búsqueda de los 19 remedios restantes llegó a padecer a tal grado cada uno de los 19 estados mentales para los que necesitaba un remedio, que sólo encontraba alivio cuando hallaba la planta correcta.

El Dr. Bach declaró su sistema concluido cuando tuvo todos los remedios que necesitaba - 38 preparados en total, que entre sí podrían generar casi  293 millones diversas combinaciones y sin embargo son tan sencillos de hacer y usar que cualquiera podría hacerlo.



El Dr. Bach había gozado de muchos años de investigación exitosa en Londres.

Su trabajo le había traído fama y un elevado grado profesional entre los médicos ortodoxos y homeópatas. En pocos años había creado un acercamiento curativo completamente nuevo, que se centraba exclusivamente en la salud emocional y espiritual de la gente, en lugar de los síntomas físicos. Se podría esperar que tras su muerte dejara estanterías llenas de notas y publicaciones escritas para la posteridad. Pero en este sentido también había decidido dejar las cosas tan claras y sin confusión como le fuera posible.  Así, mientras se encontraba en el proceso de encontrar los nuevos remedios, el Dr. Bach iba desechando las  ideas y teorías innecesarias para su práctica. El laboratorio y la investigación ortodoxa fueron los primeros en irse, pero aún seguiría más.



Conforme iba progresando fue eliminando el uso de la auscultación; investigaba y descartaba las relaciones entre los remedios tipo y la astrología; dejó de diagnosticar por los síntomas físicos y abandonó, por considerarla innecesaria, la idea de los diferentes remedios trabajando en los planos 'elevado' y 'bajo'.



Hacia el final hizo una fogata en el jardín de Mount Vernon, donde quemó muchas de sus primeras notas, con la determinación a que no sobrevivieran para evitar confundir y desviar a la gente en el futuro.

Todo lo que se necesitaba decir estaba dicho en las 32 páginas de "Los Doce Curadores"-The Twelve Healers-.



En su mente el trabajo descartado y las teorías abandonadas eran como un andamio: útiles mientras se suben los muros y se pone el techo, pero molesto e innecesario una vez que la gente está lista para mudarse y habitar la nueva casa.



"...las 38 hierbas curan suavemente y sin duda, como no hay plantas venenosas entre ellas, no hay temor de efectos perjudiciales de sobredosis o prescripciones incorrectas."
 

- Nora Weeks, Los Descubrimientos del Doctor Edward Bach



Según el Dr. Bach, el uso de las flores de Bach está destinado a aliviar desequilibrios psico-emocionales y de carácter, para influir o prevenir padecimientos físicos y/o psíquicos (enfermedades) tales como:



•miedo
•impaciencia
•angustia
•Incertidumbre
•Ira
•Confusión
•Intolerancia
•Timidez



Básicamente, Bach concibió el uso de sus remedios basándose en la hipótesis de que las enfermedades son consecuencia de trastornos o desequilibrios de la dimensión emocional-mental de la personalidad producto de un conflicto Alma-Personalidad.

El Dr. Bach llegó a la conclusión de que el organismo se enfermaba como consecuencia de las siguientes siete formas básicas:

EL ORGULLO:
Creer ser más que cualquiera.

LA CRUELDAD:
Hacer daño a los demás o incluso a si mismo.

EL ODIO:
Todo lo contrario a lo que el profesaba, al amor.

LA IGNORANCIA:
Que además de llevarnos a negar la existencia del creador y de sus manifestaciones, entre otras cosas, incluía el temor que sobreviene por desconocimiento.

LA INESTABILIDAD:
Dudar absolutamente de todo, teniendo en cuenta la existencia de un orden universal perfecto y armónico.

EL EGOÍSMO:
Que se explica por sí mismo.

La esencia floral procura elevar nuestra vibración, acercarnos a nuestra propia esencia interior, para tomar conciencia de nuestros errores y desarrollar nuestros aspectos más positivos para evitar el sufrimiento y la enfermedad en todos sus niveles.

Los florales se agrupan en siete categorías: 


Flores para los Miedos

    Aspen
    Cherry Plum
    Mimulus
    Red Chestnut
    Rock Rose

Flores para la incertidumbre

    Cerato
    Gentian
    Gorse
    Hornbeam
    Scleranthus
    Wild Oat

Flores para el desinterés

    Clematis
    Chestnut Bud
    Honeysuckle
    Mustard
    Olive
    White Chestnut
    Wild Rose

Flores para la Soledad

    Heather
    Impatiens
    Water violet

Para Personas influenciables

    Agrimony
    Century
    Holly
    Walnut

Desánimo y desesperación

    Crab Apple
    Elm
    Larch
    Oak
    Pine
    Start of Bethlehem
    Sweet Chestnut
    Willow

Sufrimiento por los demás

    Beech
    Chicory
    Rock Water
    Vervain
    Vine

Remedio de rescate

    Rescue Remedy


Bibliografía recomendada:



• LA CURACIÓN POR LAS FLORES, comprende:
- Cúrese usted mismo.
- Los Doce Curadores y otros Remedios.
Editorial: Vida Natural  Autor: Dr. Edward Bach



• ABC FLORES DE BACH:
Editorial: Lidium  Autora: Judy Howard



• NUEVO REPERTORIO DE REMEDIOS:
Editorial: Vida Natural  Autor: Dr. F.J. Wheeler

  • Wix Facebook page
  • s-facebook

© 2012 by TERAPIA DE INTEGRACION | Telf. Cita Guadalupe Alcaide: 629.863.080 | Denia (Alicante)